Abrir los ojos.

Habías conseguido hacerme creer, convencerme.

Conseguiste hacerme pensar que tu eras la parte racional en esta historia. Con tus rarezas y sin similitudes con los demás.

Pero por el canar que empieza en ti y en mí acaba, ya no solo circula un amor incondicional. Ahora navegan sin mezclarse una impotencia y algo de rencor. Pero lo unico que obstruye lo que yo creía imposible de obstruir es la distancia y la sorpresa de darme cuenta de repente y en tan solo un momento que en realidad, nuestro castillo está construido sobre arenas movedizas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s