Renacimiento.

Hoy paseaba bajo el sol y vi de entre cientos, a un niño. Tenía las facciones tensas y una carita de sueño que casi hace que me derrita. Me sentí tonta al sonreírle y recibir a cambio una mirada de odio, intentando convertirme en una cama, pues es lo único que el pequeñajo deseaba. Entonces me acordé de ti, y atendí a todos los sentimientos que nacían sin parar dentro de mí. El niño ni siquiera me sonrió, y yo sin embargo me giré tres veces para volver a verlo. Pues me había dejado fascinada y radiante de energía.

Pensé luego en los demás, y supe enseguida que nadie entendería lo que estaba sintiendo y como lo estaba sintiendo. Porque para mí cada día significa una nueva oportunidad, es un continuo renacimiento el que siento cada mañana.

Es necesario que alguien venga y te enseñe todo aquello de lo que tu huías cada día. Es hermoso tener la capacidad de escuchar y aprender. Es esta y no otra la razón por la cual las personas necesitamos amigos, aunque como hago yo, intentemos huir de ellos por miedo a vete tu a saber qué.

*Prometo no morir esta noche para seguir con la oportunidad que tuve hoy y desgastarla hasta sentir que he hecho lo que quería.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s