Calma y felicidad.

Y ahora que la música, la misma música de siempre, suena diferente.

Ahora que los colores son más vivos y las palabras no se me resbalan por entre los dedos.

Ahora que he dejado en cansancio atrás.

Que las pesadillas me han abandonado por fin. Ahora que huelo a ti de nuevo.

Ahora que te vuelvo a besar, mirar y abrazar.

Ahora que el mundo sigue antojándoseme del revés pero tú formas parte de él conmigo.

El tiempo no se para si no que vuela.

Me miro en el espejo y me sonríe. Levanta mis comisuras y me devuelve la parte de sol que se había escondido tras una nube que tercamente parecía no deshacerse nunca.

Y me río de ella mientras le digo;

Muérete, que la vida sin ti puede seguir.

Muérete, que mi vida vuelve a tener color y ya no me importa que estés aquí.

Ya no siento como si el mundo entero se riera de mí. Ya no me siento como una pequeña niña que, recogiendo flores, se ha perdido entre árboles gigantescos.

Mis pasos vuelven a tener ritmo en vez de sonar como sonaría una línea recta difuminada gastada y cansada sin una dirección correcta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s