Little by little

A veces nos sentimos solos porque buscamos allí donde no hay nada que encontrar, nada que nos sirva en todo caso. Pero nadie nos explicó como funcionan este tipo de cosas. Solo nos mostraron como no funcionan.

Yo sé que no he buscado en el lugar incorrecto.

Sé que siempre ha habido un espacio, cobijo, una guarida para mí.

Pero algo ha pasado. Me gustaría poder echarle la culpa o darle las gracias a la vida, al destino. Pues así me sentiría menos confusa. Y es que todo en éste nuestro desierto ha cambiado. El sol se ha marchado y ya no hace que nuestros cuerpos brillen. Yo, poco a poco he ido deshaciéndome de escudos que me sofocaban y tapaban palabras que eran todas para ti.

Ya no tengo los labios sellados ni las manos atadas. Poco a poco he dejado de ser aquella muñeca de ojos grandes para convertirme en un trozo de algo con sentimientos.

Y aunque me haya marchado sin haberlo hecho te hubiera acariciado mientras leías lo que mi piel quería contarte desde hacia  ya tiempo, pero no supo mostrar hasta ahora. Así que podemos guardar en aquella habitación también esto y así ampliar nuestra colección de todo lo que nos hemos dicho y lo que no, de todo lo que hemos hecho y todo lo que no. Porque eso también forma parte de lo que somos.

Lo que decidimos hacer tanto como lo que no, es lo que nos da forma. Son todas aquellas pequeñas decisiones las que nos han traído hasta aquí.

Y ha sido todo gracias a nosotros.

O por nuestra culpa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s