Busco las heridas de bala en mi cuerpo, pero no hay huellas ni siguiera en mis ojos. Transparentes y líquidos, ondeantes. Como esperas encontrar verdades si las ondas distorsionan tu visión? Yo tampoco conseguía encontrarme en mis ojos, era tan arraigada mi creencia de que tenía que ser mentira que los ojos fueran el espejo del alma que nunca me dejé ver en ellos. Pero yo te quería cuando me mirabas, quería tanto el reflejo de mi misma en tus ojos. Hacía que todo fuera de verdad. Me hacía sentir tan bien verme en ti. Creaba esa realidad sólida que podía tocar en tu cuerpo, de la que podía impregnarme en tu piel. Enmudecer mis pensamientos. Adoraba la quietud de tu alma. No quería otro camino que no fuera hacía ti y no importaba de cuantos hubieran sido todos los pasos antes que los míos.

Tal vez me esforcé demasiado.

Anuncios

Una respuesta a “

  1. A veces el único sentido de las cosas es esforzarse por ellas sin saber exactamente si eso es bueno o malo. Nos pasamos la vida esforzándonos en algo, lo inteligente es saber valorar en que vale la pena gastar toda nuestra fuerza, supongo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s