Un día más es un día menos

Y cuanta verdad hay en esas palabras, cabría decir que roza lo ofensivo.
Cada día que pasa significa un día que he perdido no estando a tu lado.
Tan lejos pero tan cerca y tan lejos a la vez.
En ese orden.
Es todo un poco más espeluznantemente simple a cada día que pasa,
Un poco menos despreciable que el anterior.
Todo va desfigurándose poco a poco,
Mostrándose a rato soportable e incluso cínicamente divertido.
En otros momentos simplemente se parece más bien a un cuento,
Retorcido y mal contado por alguna bruja con muy mal humor.
Donde caperucita es una rata y el lobo un asqueroso murciélago.
Ambos acabarán en la cazuela, víctimas de algún hechizo maligno y espeluznantemente eterno. O eso quiero pensar yo, que estoy harta de verlos corretear a mi alrededor,
Intentando escapar de lo inevitable.
Y a todo esto me pregunto cuál es mi papel en este drama.
Pero cuando me busco no me encuentro.
Será porque cambio de parecer cada dos segundos.
O porque me paso los días fingiendo,
Ya no reconozco la verdad por ningún lado.
Creo que mis sentimientos están en tierra de nadie otra vez,
Pero se me olvidó el camino y no los encuentro.
Quisiera recogerlos y rellenar  el vacío de mis bolsillos,
Irme corriendo hacia cualquier otro lugar.
Quisiera matar al dragón que no escupe fuego,
Que no protege a una hermosa princesa triste.
Y ya de paso quitar los rosales que un día me alegraron el espíritu,
Pero que hoy lo llenan todo de un rojo intenso que me está matando.
 
Si pudiera pronunciar palabra entonces gritaría hasta romper los muros de aquella maravillosa guarida donde antes solía disfrutar.
Si pudiera moverme pintaría el cielo del color de tus ojos para verme reflejada en él y así no confundir el amor con el odio.
 
Pero mis piernas están cansadas y no me quieren ayudar.
Ayer intenté volver a montar todas las piezas de mi corazón. Pero hoy al despertar me he dado cuenta de que ahora suena distinto, distante, distraído, distorsionado,
Demente.
He pensado en poner una caja de música en su lugar.
Una de esas que no funcionan bien e incluso cerradas tocan su melodía.
Así podría tirarla y cerrar la llave, pues no pienso compartirla con nadie.
No después de haber desmontado mi corazón para dejarte entrar.
No después de haber tenido que romperlo para dejarte salir. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s