Lo que siempre existirá

Recuerdo que parecíamos perfectos.

Era como haber encontrado aquellas palabras que se quedan para siempre en la punta de la lengua.

Como el premio por todo lo que no se tiene pero se desea.

El premio para poder seguir creyendo.

Puede que hayamos pisado la cuidad entera varias veces para llegar a conocernos.

Sé que acabé bailando contigo bajo tierra y que no teníamos miedo.

Creo que hemos mantenido todo tipo de conversaciones.

Vivido a muy bajas y muy altas temperaturas.

Sé que el mundo ha dado vueltas debajo de nosotros.

Ha dado vueltas en nuestros adentros,

Incluso por encima de nuestras cabezas,

En forma de nubes de colores confusas y extravagantes.

Creo que pudimos haber subido a la mayor montaña rusa del planeta.

Solo para ver la complejidad del universo desde arriba unos segundos.

Sé que mareados paseamos por las praderas más deslumbrantes de aquél país,

Todas aquellas maravillosas noches.

En aquel mundo tan diferente.

Creo que pudimos ver caer las estrellas desde mi habitación más de una vez, desde aquella cama que se lo callaba todo.

Todavía conservo aquellas cartas de amor en los cajones.

Suelo leerlas para recordar que existimos y que todavía hay tiempo.

Así no tengo que rendirme tan pronto a la nostalgia.

 

Las batallas perdidas nos convirtieron en guerreros que ganaron juntos.

Pero no habían armas si no trucos.

Podríamos haber sido magos de no habernos convertido en ilusionistas.

Creo que juntos podríamos haberlo sido todo.

Y no, no fuimos Nada. Ni fue en Vano.

Fue una colisión de mundos que querían dejar de ser paralelos.

La fuerza del gran golpe que no deja a nadie indiferente.

Fue como una decisión de aquellas que lo cambian todo.

Yo dije “Para siempre” y tú dijiste “Sí”,

Y mientras nos mirábamos expectantes,

Sé que tratabas de averiguar el significado de aquella promesa.

Las malas lenguas suelen decir que nada dura para siempre,

Pero eso no es lo que los poetas escriben, y nosotros no queríamos conformarnos.

Era y es bonito poder pensar en tener un “Por siempre jamás” contigo.

Creo que siempre queda una vieja promesa.

Una ilusión gastada de tanto acariciarla con la punta de los dedos.

Una foto que no existe pero que podrías dibujar de memoria.

Una ultima mirada cómplice,

Algo que decir.

 

Pero sé que si paro y respiro, me acordaré de que no podemos ganar esta guerra.

Que hemos entregado el alma por la causa y casi la perdemos.

Que podríamos desgastar nuestra imaginación hasta volvernos locos.

Pero eso sólo nos acercaría cada vez más al agujero negro.

 

Creo que siempre quedará pues, la nostalgia,

Como siempre.

Creo que esto se convierte, pues, en una despedida,

Como siempre.

Temo que en esta historia yo me quedo y alguien se va,

Como siempre.

Y yo mañana cambiaré de opinión,

[…]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s