Re-echo

Image

Pagamos cada risa con una lágrima.

A veces hasta temo al descubrirme riendo a carcajadas.

Y ya son diez mil las veces que se ha repetido esta historia.

Y ya son diez mil las veces que digo;
Ésta es la última.

Pero yo no me canso como tampoco se cansa el tiempo.

Sigo intentándolo porque de eso se trata.

Intentando no caer,

Gritando de rabia por haber caído,

Perdonándome una y otra vez por no haberlo intuido.

Es como apostar por la esperanza desde el quizá,

Cuando la probabilidad está claramente en contra.

Como rival, el miedo.

Condicionada, la esperanza es banal.

Está condenada a desvanecerse,

Entre el por qué y las ganas que siempre quedan.

Como cuando te das cuenta de que elegiste mal el color.

O el lugar.

Ellos dicen que nada es imposible.

O fuimos nosotros, quizá.

Nos equivocamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s