Inevitable

Image

Da igual si corro en una dirección o en otra,

Da igual si me pierdo o dejo que me encuentres.

Da lo mismo si quiero o no quiero más ni menos.

Estoy atrapada en un cuento mal contado, y no encuentro el final.

Es confuso porque no estoy segura de si me veo formar parte,

De si estarás o no estarás cuando pase la página.

 

Dudo si alguna vez llegué realmente a tocar todo lo que ahora se desquebraja con tan solo el roce de mis dedos.

Cuando me enfrenté a la verdad huyó, dejándome sin una derrota pero sobre todo sin triunfar. Pero en consecuencia yo aprendí, y ahora sé como es vivir sin ella.

Al fin le planté cara al miedo y me dio la espalda, dejándome sin temor y derrotando fantasmas que aparecen y desaparecen, haciéndome perder el tiempo por diversión. Pero ahora sin duda sé que si miras al diablo cara a cara, él te devolverá siempre la mirada.

Así que luché y luché, tratando siempre de permanecer, pero la insistencia se quedó poco y en seguida me convenciste.

Todo salvo mi imaginación se ha revuelto últimamente. 

Y yo ya no distingo el brillo del sol entre todas estas estrellas.

Estrellas que solo vemos los que todavía creemos en lo que no sabemos.

Cegados pensando en todo lo que no conocemos.

 

Así que solo queda un sexto sentido dormido que sueña derrochando fe,

Que posee la inocencia del que todavía cree en los milagros.

Y aunque sigue inevitablemente estancado frente a la misma ventana,

Aunque sigue siendo algo peligroso a lo que agarrarse,

Aun así, aquí nadie se rinde; como tampoco lo hace el tiempo.

Pues pensándolo bien…Podría ser esta la competición más estúpida y más importante al mismo tiempo. Podría ser esta, la oportunidad para escoger el esperado final.

 

 

Everybody knows but nobody really knows…

ruptura

Sé que necesito dejarlo.

Sé que una parte de mi incluso quiere hacerlo.

Pero no puedo y no lo entiendo.

 

Sabía que podía doler pero no imaginaba que no podría escapar.

Mientras me debato entre cientos de pensamientos que discuten sin cesar,

Me deleito con la sonrisa que un día me regalaste.

Y pienso en ti, y sé que tu también.

 

Sé cada vez que me hablas que no me hablas.

Sé que cada vez que no lo haces lo dices todo.

Todo lo que te escondes cada día,

Detrás de nuestro favorito podría.

 

Tengo la impresión de estar retenida en algún rincón de tu alma.

Pero cuando en un descuido dejas la puerta abierta,

Nunca la cierro tras de mí.

Pienso en nosotros y mis ojos se ponen tristes,

Pues el rencor que nos negamos lo tiñe todo de negro.

Y aunque no es sorprendente, es penoso caer en el clásico.

Clásico que nos destierra a lo predecible.

Nos hace sentir como perdedores en una batalla estúpida,

Que desde el principio estaba vendida.

 

No sé como librarme de ésta carga sin dejar este vacío.

Es un todo o nada contigo.

Aunque es de sabios reconocer que eso no es sorprendente.

Pero qué sentido tiene un contigo pero sin ti,

Qué sentido tiene esperar y soñar con moverse,

Sin siquiera tratar de pestañear.

Cómo puede haberse quedado nuestro cuadro tan vacío,

Cuando cabía espacio a cualquier cosa.

 

Sé que quiero permanecer,

Pero no encuentro la postura.

Se me han acabado las ideas y la fe se ríe de mí con ganas.

Mientras, tú bailas y el mundo te da risa.

Mientras, sigues viendo mi reflejo en cada rincón.

Sigues creyendo que el tiempo es un juego,

Nuestro juego.

Y a mí cada vez se me hace más largo.

 

Ya nada tiene sentido,

Se ha perdido el orden dentro del caos.

Y lo que antes era suficiente ahora ya no lo es.

Sé que las noticias vuelan, tanto como lo hará esta.

Pero tu siempre eres el último en enterarte.

Me pregunto que cara pondrás cuando te llegue,

Me pregunto que pensarás cuando lo oigas.

Que harás cuando no me veas.