Purple heart, blue soul.

Image

 

Sería más fácil si tú tuvieras la culpa,

Si yo siguiera siendo la que era antes.

Tendría arreglo si encontrásemos el error.

Pero lo que pasa aquí es que formulamos la ecuación incorrecta.

Hace tiempo ya que los componentes han perdido significado.

Que los símbolos han perdido fuerza,

Y hasta los resultados se han desmotivado.

Y es mucho el esfuerzo pero poco el avance ya.

 

Habría esperanza si pudiera meterte en mi cabeza.

Si pudiera enseñarte lo que no puedo dejar de ver.

Si pudieras sentir como todo lo que no te digo,

Todo lo que te digo y no entiendes,

Me persigue día y noche sin llegar a acabar conmigo.

Simplemente se dedica a asustarme cuando necesito ser fuerte.

O me obliga a dormir cuando necesito estar despierta.

Me induce y sumerge en delirios que perturban mi vigilia.

 

Recuerdo haber construido aquél castillo en el mar,

Desde donde reíamos y reíamos sin parar,

Creíamos que lo teníamos todo.

Pero poco a poco se nos iba olvidando como respirar.

Momentos intensos agotando oxígeno que jamás olvidaremos.

Momentos que quedarán para siempre grabados en nuestra piel,

Que ahora está fría y no nos deja entendernos el uno al otro.

 

Cada estrategia fallida nos desgasta un poco más.

Cada intento de reposicionarnos nos ha dejado más cerca de estar lejos.

Hasta que al final hemos acabado tratando de vernos las caras,

Y descubriéndonos de espaldas.

De espaldas a la verdad, a la realidad.  

 

Es como si el mundo se hubiera dividido,

Y yo estuviera en una tierra donde reina la magia,

Y tú en la parte que quedó aislada, congelada en el tiempo.

Anuncios

Una respuesta a “Purple heart, blue soul.

  1. El error: Intentar dominar (tanto tú como yo).
    La realidad: Ni tú ni yo somos los mismos.
    El culpable: Siempre que puede evitarlo y no lo hace por miedo, orgullo o presión de grupo.
    El inocente: El que sabe trasladar la carga a quien le corresponde en justicia compensarla.

    Me dan miedo tus visiones, prefiero que nunca hubiese sucedido nada, pero eso es imposible, es como si la primera vez que nos vimos, quedáramos marcados por un desafío. Intento correr lejos de ti, deseo alejarme todo lo posible, pero es como estar enganchado a una goma elástica: Cuanto más lejos llego, con más fuerza regreso y peor es el trastazo… por ello he dejado de desear alejarme, he dejado de desear deseos, he dejado todo deseo en un único punto fijo de mi universo, en un único centro que equilibra mis intentos de desear: Ocuparme de aquello que sí forma mi universo y olvidarme de aquello que solo ha supuesto caos y desastre.

    No soy inocente, pues no supe llevar la carga adecuadamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s