Lo sé

P1050959

Sé lo que quieres escuchar, lo que quieres oír entre lágrimas,
Pero no sabes que no serán esas lágrimas las mías.
Aunque a lo mejor ahora estás empezando a enterarte.

Tengo un gran discurso, y dos, y tres,
Pero no cargarán arrepentimiento esas palabras.

No verás ningún cambio después de intentar,
Seguramente en vano,
Satisfacer tu consciencia.

No te equivoques más,
Lo que ves es lo que hay.
No te engañes más,
Lo que sabes, es lo que es.

Solo los tontos piden guerra,
Solo los tontos piden guerra a aquél que no tiene nada que perder.
Es fácil confundir la ignorancia con la valentía.
Es fácil quedarse con la cosa más amarga,
Sin haber probado la más dulce.

Oigo lo que piensas y lo que sientes.
Y me revuelvo de placer en el estado más puro de mí,
El más profundo, el más animal.
El que más me excita.
Echaba de menos recordar a qué sabe la malicia,
A qué sabe toda esta crueldad, que junto a la dulzura del más tierno,
Se esconde dentro de mí, esperando paciente el gran momento.

Siento la electricidad de esta mi posición,
Veo cuán maravillosa es la vida cuando sabes de qué va.
Me inquieta la cuenta atrás y para calmar la impaciencia,
Respiro intensa y profundamente de ti, de tu miedo,
De tu peor pesadilla.

Es el momento de decidir y yo tengo ya hasta las consecuencias de mi parte.
Tengo todo lo que creé y todo lo que me invento,
Tengo toda la rabia y toda la fuerza,
Tengo a la oscuridad susurrándome al oído,
Claramente mi mejor conquista.

Simplemente ya no puedo parar,
Porque no pienso, porque no quiero hacerlo.
Es este el momento de acabar con todo aquello,
Con todo lo que nos une y nos separa,
Con todo lo que nos alimenta y nos consume.
Es el momento de acabar con todo aquello,
Todo lo que poco a poco has convertido en cemento.

Dame la razón esta vez

P1080842

Supongo que el error es hablar conmigo misma cuando tú no eres capaz de responder.
Es creer sin saber en lo que estoy creyendo, como si de ahí algo fuera a florecer.
En confiar, no solo sin motivos para hacerlo, si no con muchos motivos para no hacerlo.
Supongo que el error está en intentar salvarte, cuando ambos sabemos que…
No puedo decirlo, no puedo escribirlo…

Y ahí viene el quinto error;
No puedo admitirte como causa perdida.
De veras que no puedo.
Te miro a los ojos y veo como no quieren saber,
No quieren permitirse el lujo de preguntar.
Y yo me pregunto cómo puede ser.

Pero sigo sin poder,
Y te juro que me dejas sin aliento.
Te juro que si, te miro y tiemblo.

Supongo que otro error es conservarte como un acierto,
Cuando los dos sabemos que eres pena, eres azul como cuando el mar se enfada.
Eres lo que tengo pero nunca acabé de disfrutar.
Como cuando te dan veinte segundos de una película,
Que llevas meses y meses esperando poder ver.
Sientes que estás cerca, pero no lo suficiente.

Y mientras tu te olvidas hasta del titulo yo sigo contando los días.
Mientras tu caminas el camino más difícil,
Yo voy a trompicones entre las esquinas que me dejas.
Y mientras tu silenciosamente me pides espacio,
Yo me ahogo entre toda esta distancia.

Libertad

DSC_0067

Tu, mi gran amor. 
Tu, lo que siempre he buscado habiendo ya encontrado. 
Tu, lo que siempre quedó, lo que siempre queda, 
Lo que seguiré buscando. 
Somos la misma corriente en mares distintos, 
Somos una pequeña distracción que se hizo fuerte.

Tu, mi gran amor. 
Tu, la belleza más sincera, la más frágil, 
Y por ello, la más valiosa. 
En ti, guardo parte de mi esperanza. 
Sé que la cuidas cuando no miro. 

Tu, mi gran amor, 
No eres para mi. 
Te tuve, como te tengo, como te tendré, 
Pero sigues sin ser para mi. 
Por eso sigo buscando,
Aún habiéndote encontrado ya. 
Pero si de volver atrás se tratase, 
Jamás me volvería a dejar distraer. 
La vida es traviesa y caímos en sus juegos. 
La próxima vez moveré mares, 
Reuniré corrientes, 
Acumularé fuerzas. 
La próxima vez,
La próxima vez seré tuya.

Y a veces la vida te sorprende y te da esa sensación. Una sensación de alivio que lo cura todo.

adios-mi-amor1

 

A veces, me acuesto poniendo en duda hasta el más arraigado valor,

Hasta la virtud más valiosa conocida y por conocer.

Sin embargo algunas de las mañanas siguientes despierto,

Y nada es como pensaba.

Llega la experiencia y me anuncia que hemos vuelto a triunfar.

No digo ganar, esto no es un juego.

Digo triunfar porque el triunfo es el éxito y yo llevo una larga carrera,

Superando pruebas, desafíos y riesgos.

Desde los más estúpidos hasta los menos predecibles.

 

Cuánto crees que sé, y cuánto crees que debería de saber.

Cuánto sabes tú y cuanto te queda por descubrir.

Cómo puedes hablarme de máscaras desde ese traje.

Cómo ves la realidad desde ese punto tan oscuro, tan lejano.

 

Algunas noches, esas noches en las que olvido dormir,

Me doy cuenta de que solo un perfil de todas mis caras,

Muestra mi verdadera edad, mi verdadera trayectoria.

Así que descubro una y otra vez que todo depende,

Todo depende de como me mires.

 

¿Cómo quieres verme?

 

Puedo ser el personaje que me pidas,

Pero siempre será uno y no más el que no pretenda,

Solo una cara será la que no finja.

 

Supiste interpretar mi mirada en una de todas aquellas vidas.

Supiste encontrar la cara y te pesa como aquella cruz.

Y mientras a ti se te olvidan los colores,

A mi me faltan y por eso los invento.

 

A veces. me levanto sin haberme acostado del todo,

Y entiendo que hay cosas que si pueden ser sencillas,

Aun pareciendo imposibles de alcanzar, de tocar,

De entender o incluso de proteger.

 

Tengo un espacio infinito,

En él guardo una copia de lo mejor de ti.

Para cuando te acuerdes de que te olvidaste.

 

Tengo una historia conmovedora de cómo nada está realmente establecido,

De cómo todo puede tener sentido si se siente bien.

 

Guardo todas las realidades que conozco,

Y dejo siempre espacio para las que sé que conoceré.

Tienen el mismo valor que todas tus tan preciadas y brillantes medallas,

Que aguantan tu mundo y lo adornan cuando les da el sol.

Aunque todos sepamos lo frías que se sienten a la sombra.

De alguna manera, el sentimiento al mirarlas, al recordarlas, es de esperanza.

 

Y sí, a veces incluso temo tocarte y arder en llamas,

Con fuego no se juega.

Si, a veces, tengo miedo de recordar como se siente correr ese riesgo.

Es electrizante la sensación,

Que recorre mi cuerpo desde la punta de mis dedos,

Para llegar estrepitosamente directo a mi corazón.

 

Definitivamente tengo que inventar un color para esa sensación.

 

Y sí, yo también pienso en el futuro, más de lo que quisiera admitir.

Y aunque sin un plan y con muchas ideas, me veo completa.

Siento entereza y conocimiento.

Siento todas las realidades,

La belleza de todos aquellos corazones en llamas.

La fuerza de todos esos latidos en mí interior.

 

Hoy, me acuesto pensando que hay cosas que pueden no ser tan complicadas.

Sabiendo que mañana me levantaré y todo estará como debe de estar,

Porque lo siento bien, me siento tranquila, me siento en paz.

Que me levantaré sintiendo la parte inexplicable y extraordinaria del que tiene una corazonada, junto a la parte confiada y valiente del que lo sabe porque lo ha observado y estudiado con atención.

 

Espero cada día recordar lo que se siente al descansar después de una gran batalla.

Sin embargo debo de confesar que cuando tengo un momento de aquellos que son solo para pensar, me pregunto por qué debe de ser esto una lucha.

Me pregunto que pasaría si me rindiese aquí y ahora.

Cuantos pasos más darás tú,

Cuán lejos puedes llegar.

 

Entonces recuerdo que pretendo olvidar el condicional en mi vida,

Y me veo desarmada. Pero me siento auténtica y libre de cargas.

 

Me contaron una vez que si piensas en algo con insistencia antes de dormir,

Puedes llevártelo a tus sueños.

Esta noche, planeo soñar que te dejas guiar hasta lo más profundo de mí.

Donde hay infinitas posibilidades y todo está por descubrir.

Una y otra vez,

Con más y más fuerza.

Say my name

images (1)

Me inspiras,

Te miro a los ojos y siento que exploto.

Te miro a los ojos y siento que vuelo,

Pero no quiero perderme ni un instante.

No necesito palabras cuando estoy sumergida en ellos,

No necesito gestos aprendiendo con ellos.

Me inspiras.

 

Te entiendo,

Y me pregunto cómo se le explica a un ángel el valor de la bondad,

O cómo se le enseña a un amante el valor de la pasión.

No necesito cobijo cuando veo tus alas,

No me encuentro en tierra de nadie cuando me acompañas.

Te entiendo.

 

Estoy segura.

Y la esperanza que me das me hace temblar,

Y el amor que desprendes me hace delirar,

Y la dulzura de tu voz,

me deja por fin confiar.

No puedo desistir si estás,

No puedo dejar de esperar cuando te vas.

Estoy segura.

 

Te equivocas.

Nada es lo que parece,

Porque todo es diferente dependiendo de la perspectiva.

Todo cambia, nada es irremediable,

Y nada permanece inquebrantable ante una mirada en retrospectiva.

No desistiré siempre que siga viendo en mis lágrimas tu reflejo,

No dejaré de apostar mientas seas tú el gran premio.

Te equivocas.