DSC02024 - copia

Como si este fuera uno de esos momentos. Tan memorables, determinantes.
Uno de esos momentos que marcan un final, un principio.
Un punto de no retorno.
Podría ser éste el momento en el que aprendo un poco más, crezco,
Me expando un poco más.
Me expando y me mezclo, lo entiendo todo mejor,
Y pierdo el cobijo de la duda.

He visto estrellas infinitamente brillantes romperse en mil pedazos.
He buscado por tierra y cielo todas las partes perdidas y mil veces lo volveré a hacer.
Con fuego en mi piel grabados están todos aquellos momentos que siempre tendrán fuerza para hacerme flotar.

Guardo en mi joyero rojo aterciopelado las más preciosas piedras.
Tengo una maravillosa película que nadie más puede ver,
Que se repite con generosa frecuencia en mi cabeza.
Es una infinita secuencia de miradas que a veces matan y otras reviven.
Siempre un tanto de cal y otro de arena.

Tengo un millón de razones para sonreír sin motivo que me recuerdan, que no se deben de necesitar motivos para sonreír.

Siento que no puedo vivir sin esta energía que me gusta saborear, mientras pienso en lo bonito que es descubrir el poder de querer recorrer el camino hacia la verdad.
Que a veces es hacia delante, y a veces es hacia atrás.

Tiemblo cada vez que veo el brillo de todas esas almas que aun exhaustas siguen iluminando la oscuridad.

Ahora sé que he aprendido a conocer la verdad,
A escuchar el cuento pero prestar más atención a la versión muda detrás.
Que siempre se desnuda en los detalles que serán la clave de la historia.
Que indican el camino verdadero,
Los finales felices con sus peros.

Me miro en el espejo e intento acostumbrarme a esta nueva imagen,
Se parece a la de una mujer que sabe lo que quiere,
Y lo que quiere no es lo que tiene.
Es miedo lo que recorre mi cuerpo en forma de escalofrío,
Miedo al intentar imaginar el por venir y no ver nada.
Porque no ver nada significa que podría haber cualquier cosa.

Vivo en una burbuja que he creado con mis mejores esfuerzos.
En ella suenan los tambores de todos esos recuerdos,
De todos aquellos saltos al vacío,
Segundos de éxtasis que durarán para siempre.
Pero que parece que ya no son suficiente.

Y yo lloro la pérdida de ese sentimiento como lo haría un bebé buscando su querida pelota.
Pero agradezco ser consciente de que abandonar este maravilloso nido requiere buscar un nuevo lugar para el próximo y estoy conforme con ello.

A nadie le gusta renunciar,
Aunque a todos nos encanta descubrir cosas por probar.

Yo he decidido intentar llevarme bien con esa mujer que veo en el espejo,
He decidido escuchar lo que me quiere pedir, lo que quiere conseguir.

Dame tiempo y encontraré la forma de conseguirlo,
Dame tiempo para encontrar el camino de ida y vuelta.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s