Esa persona

boy-girl-love-ocean-Favim.com-306525

Él tiene esa mirada que brilla y cuando me mira resplandece,
Hace que mi cuerpo se debilite y quiera caer en sus brazos.
Él es esa clase de persona. Le gusta el café como a mi me gusta.
Él es La persona. La que sabe leer mi mente,
La que sabe sin palabras cómo ha ido mi día.

Él tiene esa dulce paciencia del que quiere sin medidas.
Él cede y se disculpa como el que sabe cuando hacerlo.
Hace que quiera ser igual de paciente, hace que ceda.
Él hace de mí una mejor persona, él es esa persona.

Si hubiera sido Julieta me hubiera buscado en aquél balcón.
Si fuera Blancanieves me hubiera con un beso despertado,
Pero estoy mucho más despierta, se siente más como cenicienta,
Sin la parte mala, sin hermanastras malvadas,
Y con algún que otro ratoncillo travieso de por medio.
Lo nuestro fue más la parte del zapato perdido,
Las noches de placer en carrozas que desde ahora y para siempre,
Guardarán maravillosos secretos.

Él tiene el optimismo del que ama por primera vez.
Él cura las heridas cuando duelen, él no las abre,
Y eso no tiene precio.
Él me ve cuando me mira,
Él nunca oye porque siempre escucha.
Él es esa idea brillante que un día aparece en tu mente.
Es la salida que todos hemos buscado alguna vez.
Esa entrada a algo mejor, con la que todos hemos soñado.
Pero él no es un sueño, ni una fantasía,
Aunque es fantástico, es de ensueño.

Solo tú

beso

Cuando pienso en ti la vida se me hace corta, me entra la prisa y no veo más que todo lo que quiero poder llegar a ver.
Y ahora mismo no puedo ver más allá del momento en el que tu boca llega a posarse suavemente y con pasión sobre la mía.
De repente no hay muros ni medias tintas, de repente eres solo tú y solo tú lo eres todo.

Esta vida es un juego en el que sobran las piezas y el espacio es justo.
Tratar de dejar dentro las cosas realmente importantes es el objetivo,
Localizar las fugas por las que se escapa el tiempo, dobla los puntos.
Y tú, solo tú, eres el tablero de principio a fin.

Me siento afortunada por ser feliz ahora,
Tanto como por haberme sentido incompleta hasta que apareciste.
Pues lo bueno llega siempre y cuando lo malo haya pasado, Y no al revés.

Me alegro de haberte elegido, de haberte dado aquél último rallo de esperanza.
Tanto como de haber desperdiciado el resto en feriantes con trajes de seda.
Me alegro de ser fuerte ahora,
Tanto como de haber sido débil durante una eternidad.

Miro a mi alrededor y ahora lo entiendo todo,
Ya no me siento como del revés.
Ya no anhelo el cielo desde la tierra,
Pues no hay cielo lejos de ti,
Y si lo hubiese, te llevaría con él de inmediato.
Tanto amor en un solo corazón solo puede ser algo divino,
Tanta bondad en tan solo un alma es como ver un milagro.

En esta vida hay momentos y momentos, y nosotros los vivimos o los perdemos para siempre.
En esta vida recibimos golpes, algunos los vemos y otros ni los tememos llegar,
Recibimos instantes que de intensos nos hacen de felicidad llorar sin parar.
En esta vida hay frases que se deben de recordar,
Y una de ellas es que “Después de la tormenta llega la calma”.

Siempre recordaré la historia de aquél náufrago, que, después de haber perdido todo menos la fe,
Exhausto y sin fuerzas tras la gran batalla, aturdido se ubica y se reencuentra.
Siempre fui aquél náufrago, era algo que nacía desde bien adentro de mí,
Me sentía viva, pero caminaba en tierra desconocida, tierra de nadie,
Con un mapa que nunca mostró el camino de vuelta.

Pero tú y esa belleza tan pura habéis iluminado mi mundo,
Creando de la nada un camino directo al paraíso sólo para dos.
Tu y todo el amor que corre por tus venas,
Tu y toda la pasión, tú y esa sonrisa,
Mi absoluta perdición.
Tú y solo tú…
Eres todo lo que quiero.
Eres más de lo que necesito porque sólo tu…
Tú solo haces que todo un mundo cambie de color,
Tú solo has hecho de mí la persona que siempre supe que sería.