Obra maestra

image

Y fueron todas, todas las veces desde la primera hasta la última, las que te besé como el que acaricia su mejor obra, suave y delicadamente mis labios te regalaba, y me paseaba como el artista pasea su pincel favorito, tan gastado cómo único.
Tus labios eran el lienzo en el que yo derramaba toda mi pasión, los besos que te di fueron la obra más valiosa nacida directamente del cuidado con el que uno acaricia una flor; Del amor con el que uno trata a una criatura cuando llora, cuando ríe, cuando todo es demasiado abrumador.
Tu piel fue el mapa por el cual me deleitaba dibujando sonrisas y corazones, recorrí cada centímetro de tu cuerpo como el caminante que no se cansa por que ama las vistas infinitamente, y mientras al cielo te dirigía de tu aliento me nutría, de tus pulmones yo nacía en forma de suspiro, en forma de risa y alegría.
Te regalé el brillo de mi mirada y de aquello jamás me arrepentiré porque lo mejor de mí espléndidamente brotó,
y todo fue por y para ti.
No pudimos ser más preciosos, más verdaderos, no pudimos ser mejores, aunque ahora todo se sienta tan efímero. Y aún después de todo siempre te recordaré como el príncipe que pudiste ser, como el caballero andante que llevas en tu ser, sin importar que al final no lo hayas podido mantener. Aún después de todo, como mi obra maestra siempre te recordaré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s