Aquella gran apuesta

image

Echo de menos que tu existencia me eleve desde el suelo hasta más, mucho más allá del cielo.
Echo de menos caminar y sentirme flotar, fuera que lloviera, fuera que nevase, fuera cualquiera la situación, sentirme por dentro ardiendo de deseo, sentirme por dentro sin cansancio, sin pesadumbre y siempre sonriendo.
Echo de menos sentirme especial y privilegiada, sentirme por fin recompensada y nunca más fusilada, nunca más contra un muro injustamente castigada.
Echo de menos sentir que tú eras lo que más esperaba, lo que más deseaba, echo de menos sentirme infinitamente rica y de tu esencia rodeada.
Echo de menos las personas en las que nos convertimos, aquellas almas perfectas que nunca creí poder perder como las hemos perdido.
Hemos desperdiciado lo mas bonito que hemos tenido, lo hemos enterrado en las peores arenas movedizas con las que jamás nos habíamos encontrado.
Y mientras se nos acaba el tiempo y la densidad nos destroza el cuerpo, solo puedo mirar hacia arriba y despedirme de todo aquello que fuimos. Solo puedo mirar arriba y conformarme con que al menos lo sentí, lo sentimos, fue real, fue dulce y fue nuestro como lo será siempre el recuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s