El día que me dejaste.

image

Te echo tanto de menos,
No sé quién soy sin ti,
No sé lo que hago,
Y no hay cosa que tenga sabor sin tu alegría.
La vida no es divertida, menos interesante,
Sin tu acogedora compañía.
Tu sonrisa era como la nube a la que acudir,
Tu esperanza era como la respuesta al vacío,
El consuelo cuando todo parecía perdido.
No sé muy bien lo que está pasando en mi interior,
Menos aun por qué todo da vueltas a mi alrededor.
Solo sé que si antes no me mareaba era porque te tenía a ti,
A ti de punto de referencia en cada voltereta loca,
En cada terremoto y en todas las tormentas.
Pero supongo que fueron demasiadas vueltas,
Supongo que fueron demasiados bajos y pocos altos,
Durante demasiado tiempo.
Supongo que para ti, como para todos,
Duró demasiado, tardé demasiado.
Supongo que para ti, como para todos,
No es suficiente, no soy suficiente.

Quizá algún día consigo recordar,
Quizás consigo algún día recordarte,
Recordarte a ti, mi felicidad,
Sin sentir este vértigo constante,
Sin sentir esta angustia latente y persistente.
Quizás algún día consiga sentir que aquella felicidad,
Fue toda la que una puede recibir en una vida,
Quizás algún día consiga sentir que es suficiente. Quizás algún día, que me hayas abandonado, dejará de sorprenderme.