Desde la luz hacia las sombras

MujerFenix
Hoy, después de tanto, te reencuentro y casi siento pena.
Hoy, después de tanto, te voy a dar importancia por unos minutos.
A ti, que tanto crees que sabes, a ti, que tanto crees que entiendes.
El universo te está demostrando que recibes lo que cosechas,
Y que tus cosechas están podridas por el odio y la envidia,
Podridas por las intenciones escondidas que al final,
Nunca pasan desapercibidas.
Tuviste tu momento de gloria,
Y honestamente,
Espero que lo hayas disfrutado,
Porque lo que te regalé lo ganaste fácil,
Y tan fácil como vino se te escapa de entre los dedos,
De entre esas manos que se quisieron quedar lo que jamás se merecieron.
Y es que el amor incondicional tiene un precio,
Y tu le debes demasiado a esta vida,
Que es un regalo que solo sabes  desperdiciar día a día.

Hoy, después de tanto, casi siento pena,
Y digo casi, porque en el fondo siento alegría,
Alegría porque compruebo una vez más que lo sabía.
Sabía que este momento llegaría,
Sabía que yo no tenía que hacer nada,
Que como siempre la verdad solita emergería.

Y es que vales tan poco como lo valen tus intenciones,
Vales tan poco como lo valen todas tus acciones,
Tus tramas, mentiras y manipulaciones.
Y la verdad, es que siempre estuve tranquila,
Porque alguien como tu no se merece un amor como el que yo construí,
Alguien como tu no se merece el brillo de esa luz que para siempre,
A mi me pertenece, porque me la gané y me la sigo ganando cada día.

Tu alma es oscura, y así permanecerá tu vida.
Y cualquiera sabe la cantidad de energía que invertí en ti,
Que todos invertimos en ti.
Cualquiera sabe la cantidad de oportunidades que se te han regalado,
Y digo regalado porque la realidad es que no te mereciste jamás ninguna.
Y aún sin merecerlas se te dieron, y tal y como las recibiste las perdiste.

No te queda nada, porque has preferido quedarte en la nada,
Has escogido una y otra vez permanecer en las sombras,
Anhelando una luz que solo te ciega,
Pues tu visión del mundo no se merece otra cosa que oscuridad.
Y mientras te retuerces y revuelves en tus cenizas,
Nosotros resurgimos de ellas una y otra vez.
Y cada vez eres más pequeño e insignificante,
Porque nosotros cada vez volamos mas alto.

Bienvenido al mundo,
Bienvenido a este maravilloso universo,
Y su inteligente manera de funcionar.
Bienvenido al karma,
Y su justa manera de hacerte pagar.