Y que nunca muera la esperanza

image

Necesitó perspectiva para poder llegar a alcanzar a ver la realidad de la enredadera en la cual atrapada estuvo durante tanto tiempo. Pensando que no estaba tan mal, cuando la realidad es que desde el principio faltaba mucho bien.
Eran algunas ilusiones, algunas esperanzas convertidas con el tiempo en simples espejismos, lo que la distrajeron y le nublaron el juicio, el que diferencia el bien del mal.

Pero ella nunca, nunca, nunca se rindió, aunque a ratos se hacía débil y pequeña, pues estaba empleando toda su energía en la dirección más errónea, y mareada, pensando que hacía adelante se dirigía,
No se daba cuenta de cuanto se equivocaba.
Dar media vuelta fue literalmente un golpe seco, fue un disparo a quema ropa, un destrozo que aunque reparable, dejó su mundo patas arriba y su autoestima demasiado lejos hacia abajo.
Pero nunca perdió la cordura aunque siempre, siempre, siempre la acechaba esa insana locura de la que logró escapar, dañada y cansada, pero que con mucha fuerza dejó atrás sin volver a mirar.
Y fue no su imagen en el espejo si no la imagen que otros ojos vieron y le mostraron lo que la despertó de aquella pesadilla y la sacó del espeso lodo en el cual agotada torpemente nadaba. Fueron los abrazos y los besos que vinieron de esa mirada, los que le demostraron que el amor es otra cosa. Ella no se lo podía creer, pero maravillada se dejaba convencer, se dejaba cuidar, mimar y por una vez, proteger.

Seguir soñando

disco-lights-artwork-Gymboree
Me preguntaba si existía, si era posible.
Y cuando parecía que no, me negaba ante la idea de renunciar a semejante sueño, el sueňo de tener a alguien con quién compartir pasiones y aventuras.
Y un poco de riesgo… Y un poco de locura.
Pero la clase de locura que te hace querer saltar y gritar y sonreír, no parar.
La clase de locura que te deja quedarte fundido en un colchón sin siquiera notar, que el mundo se mueve alrededor.
Esa locura que te hace querer estar un poco loco también.
Es un sueňo, esta vida es un sueño, y mi locura ya no sabe distinguir entre los sueños y la realidad. Pero no importa, porque todo junto, es el mejor elixir…
Y sabe delicioso.

Gracias

MujerFenix

Y gracias, gracias por existir, por ser, por haber sido, por haber estado, y por no estar más.
Gracias por haberme dado, y por todo lo que me has quitado también.
Gracias por tu tiempo a mi lado,
Y gracias por todas las veces que a un costado me has dejado.
Gracias por hacerme saltar y volar, pero gracias también por las veces que me hiciste saltar
Y de cabeza mi cuerpo contra el suelo estrellar.
Es mi sonrisa la que se ha hecho fuerte a cada brinco, a cada vuelco al corazón,
A cada lágrima, a cada carcajada.
Es mi sonrisa la que hoy brilla más que nunca, o como siempre pero diferente,
No sé como, pero brilla, brilla y no deja de destellar amor, perseverancia,
Esperanza y sorprendentemente, todavía inocencia de alguna manera.
Gracias por hacerme sentir como si hubiera llegado a la meta,
Y gracias por hacerme descubrir que no eras mi final.
Gracias, por lo bueno, y por lo malo, gracias por todo,
Y dame más, que yo lo haré mejor.